EL PROCESO DEL CAFE
El Café Isabel pasa por varias etapas de igual importancia antes de estar listo para el consumidor: siembra, cosecha, fermentación, lavado, secado, trilla, tueste, molido, empaque y distribución directa.

Su cosecha es entre los meses de noviembre y febrero. Cada grano de café es cuidadosamente seleccionado y cosechado a mano para luego ser debidamente clasificado. Después de quitar la cáscara en los pulperos, los granos se someten a una segunda selección en agua, donde se separan los granos más densos de los que tienen menos densidad. Posteriormente, el café pasa por un sistema innovador de fermentación que consiste de dos pasos  lo que da como resultado final una taza de café más refinada.

Nuestro café gourmet es secado en patios avanzados y una vez seco, el café descansa por lo menos tres semanas en silos aislados que prohíben la contaminación. El siguiente paso se realiza en la trilla, donde los granos se someten a otro paso de selección. Esta última clasificación garantiza la uniformidad de los granos y un producto final de la más alta calidad.

El café verde de esta etapa está listo para su exportación bajo la marca registrada de ISABEL, destinada mayormente a los mercados de Norteamérica, Europa y Asia.

La tostaduría es el componente más reciente de nuestra operación y consiste en una combinación de maquinaria hecha localmente y en los Estados Unidos, utilizándose la tecnología alemana más moderna tanto para tostar como para empacar el producto final. Ofrecemos toda la cosecha bajo la marca “Café Isabel 100% orgánico sostenible”.